Una denuncia realizada por un usuario de la Intendencia de Treinta y Tres en el año 2016, por supuestos cobros irregulares determinó que la comuna olimareña realizara una auditoría interna y la justicia también tomó el caso, que terminó con la instancia correspondiente sobre los responsables.

Desde el Frente Amplio se solicitó una auditoría externa y la justicia dio lugar a ese reclamo. Ahora se espera por los resultados que pueda arrojar la auditoría.

En ese sentido se expresó en dialogo con Revista Cero Tres y Tres el edil frenteamplista Pablo Coelho.